EL MOVIMIENTO COMO TERAPIA

movimiento

El movimiento como terapia es uno de los métodos utilizados por los médicos (rehabilitadores, traumatólogos) para que sus pacientes vuelvan a tener la movilidad o capacidad de movimiento que poseían antes de lesionarse o incapacitarse por enfermedad.

El movimiento como terapia implica la participación del paciente para que sirva de estímulo y conseguir su bienestar.

Dentro del movimiento como terapia tenemos un aliado que es el ejercicio físico y dentro de la gran gama de deportes que ejercitan el organismo tenemos a la terapia acuática, bien sea la natación con sus diferentes estilos, o la gimnasia acuática con elementos auxiliares (gomas, pesas, zapatillas, tablas,…) o sin ellos. Y fuera del agua tenemos “el andar”. Como dice un refrán: “Quien mueve las piernas mueve el corazón”. Muchas personas día a día se calzan sus zapatillas de deporte y salen a la calle a dar sus paseos. Les vemos por las mañanas o por las tardes en cualquier localidad, sea pequeña o grande.

El movimiento como terapia viene a demostrar que las personas quieren o necesitan moverse. Unas emplean “el andar” como terapia para adelgazar, otras para “estar en forma”, otras porque su médico se lo recomendó (por problemas  cardíacos, funcionales de las extremidades inferiores). Otras emplean “el pedalear” de forma independiente o en grupo. Salen a la calle con sus bicicletas a recorrer una distancia. Estas últimas no salen a correr como si estuviesen compitiendo, salen a disfrutar de la compañía, del paisaje, a ejercitar todo su cuerpo porque a fin de cuentas el movimiento como terapia beneficia el funcionamiento del cuerpo humano (riñones, intestinos, sudoración, relajación, ayuda a pensar, a comunicarse con los demás).

El movimiento como terapia aparte de beneficiar a todo el organismo es la mejor prevención contra el envejecimiento y el desgaste precoz. Existen estudios clínicos que demuestran que la terapia del movimiento ralentiza el desgaste o deterioro de las articulaciones y que favorece a los sistemas cardíacos y respiratorios.

Otra actividad que facilita el movimiento como terapia es el cuidado del jardín. El mantener el césped, las plantas, los árboles, los setos en un estado de presentación, de “revista”, hace que la persona, jubilada o no, tenga una ocupación que libere su mente, su cuerpo y su espíritu.

Muchas personas utilizan el movimiento como terapia  cuando lo practican a primera hora de la mañana, como si quisieran desayunar moviéndose. Esto favorece el metabolismo, limpian de toxinas el organismo y a través de los movimientos de las extremidades superiores e inferiores se estimula al cerebro.

El movimiento como terapia se utiliza como método de gimnasia para los enfermos o lesionados ya que su organismo está alterado por una enfermedad o por lesión en su estructura músculo-esquelética. En este apartado el masaje favorece la recuperación de la persona. El masaje terapéutico, del tejido conjuntivo, el de reflejo o el drenaje linfático manual son un complemento ideal.

 

Desde muy joven el mundo del masaje me llamó la atención. Hasta 1996 alterné mi trabajo en la administración con mi pasión por el mundo del masaje. A partir de este año me lanzo a la aventura profesionalizando mi afición. Soy consciente de formación continua y es por ello que he realizado cursos que engloban esta profesión y otras terapias alternativas.

2 Comentarios

  • Responder noviembre 10, 2014

    Juan Antonio

    Es cierto que mantenerse en movimiento ayuda al bienestar físico y mental.
    Soy Trabajador Social especializado en tercera edad y está demostrado que un envejecimiento activo favorece a una mayor calidad de vida.
    Debería de combinarse la psicomotricidad, ya sea gruesa o fina, con ejercicios que ayuden a la activación de la memoria, por ejemplo, bailar o el teatro. Bailar ejercita los músculos a la vez que se hace un esfuerzo por recordar pasos nuevos y el teatro más de lo mismo, recordar qué debe decirse desplazándose por el escenario es el equilibrio perfecto.

    • Responder noviembre 11, 2014

      Fernando J. Pastrana

      Gracias por tus palabras. Se está desarrollando una terapia de movimiento en todas las asociaciones que se dedican al cuidado de las personas, ya sean mayores o tengan algún tipo de incapacidad, porque se ha demostrado que el ejercicio físico como mental “despierta los sentidos”, es decir, que el desarrollar actividades en grupo hace que la persona esté en contacto con los demás, que comparta, que no se aísle en su soledad, que existen otras personas con sus mismos problemas o incapacidades. Has propuesto dos tareas muy buenas para la comunicación con los demás y el vencer una obsesión que tenemos todos y es “hacer el ridículo”. Con el baile se comparte la tarea, porque no se baile solo y si tú eres un mueble bailando otras personas lo son también. El teatro es otra expresión. Nos cuesta hablar en público. Si tenemos confianza en nosotros mismos y en la persona que nos dirige podremos hacer cosas maravillosas. Eso significa el movimiento cuando estamos con personas que, como mencioné antes, son mayores o están incapacitadas.

Leave a Reply