El placer del Masaje

El Placer del Masaje

El placer del masaje sólo se ve superado por el bienestar que proporciona tanto al cuerpo como a la mente.

Su utilización se remonta a las más antiguas civilizaciones (China,  India, Persia y Egipto), donde los médicos-sacerdotes lo emplearon para fines curativos y religiosos. 

Tanto los griegos como los romanos se beneficiaron de la práctica del masaje para aliviar el cansancio de sus soldados, mantener en forma a sus atletas, curar enfermedades y conservar el buen estado del cuerpo. De hecho, durante la época del Imperio Romano se pusieron de moda las termas.

Aunque en la Edad Media disminuye la costumbre debido en parte a la moral imperante que despreciaba algunas tradiciones romanas, en el Renacimiento se vuelven a apreciar los beneficios que proporcionan los masajes, gracias a una especial curiosidad por las culturas antiguas.

En la actualidad y debido al renovado interés por el cuerpo y sus cuidados, el masaje ha vuelto a cobrar importancia. Hoy existen técnicas muy variadas, cuyo objetivo es conseguir y mantener un  perfecto estado físico mediante las manos del masajista.

Sus beneficios incluyen:

  1. Tonificación de la piel.
  2. Mejora de la circulación sanguíneo,
  3. Disminución de las cicatrices y estrías.
  4. Relajación de las contracturas musculares y fortalecimiento de los músculos débiles.
  5. Evita el insomnio, la tensión y la ansiedad.

Las distintas formas de masaje corporal tienen fines variados,  pero en general se basan el uso de técnicas clásicas distinguiéndose entre sí por algunas modificaciones, bien serían de origen oriental o el uso de aparatos específicos.

Algunos tipos de masaje son:

  • MASAJE  RELAJANTE:   Elimina el dolor y relaja los músculos a través de una presión ligera, de ritmo repetido.
  • MASAJE ESTIMULANTE: Estimula los músculos y el sistema nervioso por medio de maniobras enérgicas y veloces, aunque superficiales.
  • DUCHA FILIFORME: A base de chorros de agua finos, con poca presión, para relajar.
  • TECNICAS ORIENTALES: Se basan en la presión de los dedos sobre zonas específicas:
  • DIGITOPUNTURA: Técnica china basada en la presión sobre los puntos de acupuntura para reponer el equilibrio.
  • SHIATSU: Es una técnica japonesa que se basa en la presión fuerte, empleando todo el peso del cuerpo, con los pulgares y tres dedos sobre las zonas que se quieren corregir. Se mejora la circulación sanguínea y linfática.
  • REFLEXOLOGÍA: Las zonas del cuerpo donde se proyectan en su totalidad los órganos del cuerpo se llaman zonas reflejas. Las más conocidas son los pies, las manos, el iris, la oreja y la cara. El masaje en estas zonas ayuda a conseguir el equilibrio total del organismo.

Una semana más me ha parecido interesante hablar de una terapia alternativa: EL MASAJE. Esta transcripción salió publicada en la revista XL SEMANAL y fue firmada por Renée López de Haro.

 

 

 

 

 

Desde muy joven el mundo del masaje me llamó la atención. Hasta 1996 alterné mi trabajo en la administración con mi pasión por el mundo del masaje. A partir de este año me lanzo a la aventura profesionalizando mi afición. Soy consciente de formación continua y es por ello que he realizado cursos que engloban esta profesión y otras terapias alternativas.

Se el primero en comentar