Las movilizaciones en el quiromasaje

Las movilizaciones en el quiromasaje
Foto de Spa creado por freepik - www.freepik.es

Dentro del ámbito de los quiromasajes y del masaje relajante, el quiromasaje es un tipo de masaje que aplica un conjunto de técnicas con el objetivo de manipular los tejidos musculares y grasos para aliviar el dolor. Dentro del quiromasaje las movilizaciones son muy importantes, ya que dependiendo de cómo se desarrollen estas movilizaciones se pueden obtener diferentes resultados. En una sesión de quiromasaje es posible combinar diferentes técnicas para obtener los mejores resultados. En este artículo vamos a explicar las movilizaciones en el quiromasaje.

Las movilizaciones

Generalmente las movilizaciones que se aplican en el quiromasaje son técnicas de masaje relajante que provienen en muchos casos del masaje sueco o del masaje turco. Estas técnicas suelen tener un efecto muy positivo en los clientes.

Son muchas las aplicaciones que tienen las movilizaciones en el quiromasaje que pueden ser usadas para luchar contra el estrés, para la hipotensión, para la precompetición o incluso para la competición.

Tipos de movilizaciones en el quiromasaje

Las movilizaciones en el quiromasaje pueden ser diversas y variadas. Dentro de estas movilizaciones se puede hablar de hasta 11 diferentes.

Flexión y extensión

Esta movilización consiste en unir la parte anterior y posterior de una parte del cuerpo aproximando una a otra. Generalmente son movimientos como doblar el codo o doblar la rodilla.

En contraposición a la flexión la extensión consiste precisamente en lo contrario, es decir, extender el miembro en cuestión.

Rotación y circunducción

El movimiento de rotación que se aplica a los masajes relajantes consiste en movilizar en forma de rotación un miembro sobre sí mismo. De igual forma, la circunducción consiste en hacer círculos de gran amplitud.

Abducción y Adducción

Se utiliza el movimiento de abducción cuando se separa un segmento del cuerpo del eje corporal. Por su parte, en la adducción se realiza el movimiento opuesto aproximando el segmento corporal.

Pronación y supinación

Otros movimientos muy habituales en los quiromasajes son la pronación y la supinación. Mediante estos movimientos el antebrazo se mueve dejando la palma de la mano mirando hacia abajo en el caso de la pronación y mirando hacia arriba en el caso de la supinación.

Eversión e inversión

También en este caso se trata de movimientos contrapuestos. Mientras que la eversión implica sumar los movimientos de flexión dorsal, pronación y abducción, en el caso de la inversión se combinan los movimientos de flexión plantar, supinación y adducción.

Oposición

En el caso del movimiento de oposición se caracteriza por aproximar la yema del pulgar a los restantes dedos.

Estos son algunos de los más destacados movimientos que se practican en el desarrollo de los masajes relajantes que ayudan a tratar y a curar diversas enfermedades y dolencias.

No cabe duda de que la combinación de estas diferentes movilizaciones en el quiromasaje obtiene como resultado una sensación de bienestar y permite luchar contra ciertas molestias y dolencias habituales y recurrentes que pueden estar provocadas por situaciones diversas. La aplicación de los diferentes movimientos permite obtener resultados muy positivos en todas las personas que lo han experimentado.

Si quieres saber más sobre las movilizaciones en el quiromasaje que empleamos en Quiromasaje Giménez no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *