Masaje reflejo

El masaje reflejo por excelencia es el que se da en los pies, denominándose Podal.

La persona que requiera un masaje en sus pies se tumbará en la camilla, con el cabecero subido y con los pies un poco elevados.

Las sesiones duran una hora puesto que se pretende que cada pie sea masajeado aproximadamente unos 25 minutos.

El masaje en los pies tiene dos opciones:

  1. Que sea para relajar. En el cual el quiromasajista realizará maniobras que induzcan a la relajación de la extremidad.
  2. Que sea para tratar un dolor en el mismo pie o en cualquier otra zona corporal (verdadero masaje reflejo).

El masaje reflexológico consiste en hacer presión en puntos concretos de los pies para influir en el estado de bienestar del cuerpo. Los sensores de presión de los pies están conectados con diferentes partes del cuerpo y como las técnicas del masaje reflejo estimulan estos sensores, todo el cuerpo recibe el estímulo. Con ello se consigue aliviar el dolor, aumentar la relajación y mejorar la calidad de vida.