Quiromasaje en León: El quiromasaje y la prevención de las lesiones

reiki quiromasaje gimenez

El quiromasaje es un excelente método para mantener una espalda sana y prevenir lesiones o afecciones que puedan generarse a partir de alguna o varias vértebras desplazadas. El quiromasaje en León ahora es más sencillo porque se puede estar en manos de un profesional y, además, a domicilio.

¿Qué tipo de personas son las más indicadas para recibir quiromasaje?

En realidad, todo tipo de personas que tengan dolencias de espalda o dolores derivados de problemas de la espalda son indicadas para el quiromasaje. Los deportistas necesitan en todo momento tener su cuerpo a punto, los músculos tonificados y su espalda en perfectas condiciones, de esta forma se evitan posibles lesiones ocasionadas por contracturas o por desplazamientos de articulaciones.

En cuanto a las personas que no se dedican al deporte o en su día a día no tengan actividad física, también deberían recibir quiromasaje si sienten alguna molestia. Hoy en día, todas aquellas personas que trabajan en una oficina y se pasan la mayor parte del tiempo sentadas son susceptibles de sufrir molestias de espalda, por estar mucho tiempo sentado en la misma posición o por estar en las sillas de forma no correcta, sin pensar en cuidar la espalda para evitar problemas.

¿Por qué es tan importante el quiromasaje?. Para entender qué hace el quiromasaje hay que entender primero cómo está construido el sistema nervioso humano. Sencillamente el cerebro lo controla todo, incluido el sistema nervioso central, de la que salen ramificaciones que se extienden por todo el cuerpo y que permiten tener sensaciones y que el cerebro tenga el control del cuerpo. Para proteger el sistema nervioso se encuentra la columna vertebral.

En el momento en el que se produce una torsión o, dicho en palabras más sencillas, un giro brusco de espalda, se puede ocasionar la NO alineación de la columna vertebral. Esto se debe al desplazamiento o rotación que puede sufrir una vértebra con respecto a las dos más cercanas, pudiéndose alterar el flujo del sistema nervioso y causar dolor y otros síntomas. Estos síntomas puede ser de lo más variopintos y dependerán de las vertebras que estén afectadas. Una afección en las cervicales puede producir, por ejemplo: migrañas y hormigueos en los brazos; si el problema se encuentra en la columna vertebral torácica se puede producir una disminución del sistema inmunológico, cansancio crónico, y un largo etcétera.

La idea fundamental es prevenir este tipo de torsiones que pueden ocasionar los síntomas descritos u otros muchos e incluso llegar a allanar el camino para lesiones musculares o ser el origen de enfermedades que afecten a los huesos y a las articulaciones. Por ello, lo primero es acudir al médico para revisar el estado de la columna y, si el facultativo lo considera necesario, aplicar un tratamiento de quiromasaje que resuelva este tipo de dolencias.

Desde muy joven el mundo del masaje me llamó la atención. Hasta 1996 alterné mi trabajo en la administración con mi pasión por el mundo del masaje. A partir de este año me lanzo a la aventura profesionalizando mi afición. Soy consciente de formación continua y es por ello que he realizado cursos que engloban esta profesión y otras terapias alternativas.

Se el primero en comentar