Stress y quiromasaje

Image by tonodiaz on Freepik

Las estadísticas hablan por sí solas. Casi el 80% de los altos ejecutivos británicos confiesan haber sufrido STRESS en algún momento de su carrera. Afirman los encuestados que este estado anímico les influyó negativamente en su relaciones familiares, hasta el punto de verse resentido el aspecto sexual.

La sociedad moderna exige a cada individuo un esfuerzo a veces sobrehumano para hacer frente a sus responsabilidades. Vivimos en un mundo competitivo en el que se hace imposible volver la vista atrás.

Es la lucha diaria para promocionarse en el trabajo y conseguir un mejor nivel de vida

En esta carrera desenfrenada, el individuo choca violentamente con su propia fisiología y con su propia mente que, a veces, son incapaces de seguir el ritmo.

Para el profesor Alonso Fernández, jefe del Departamento de Psiquiatría del hospital Clínico de Madrid y catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense, el STRESS está provocado por una acumulación de tensiones emocionales intensas y sostenidas. Las emociones pueden ser diversas, por ejemplo, la angustia, la tristeza, la preocupación, la responsabilidad, la culpa, etc.

Las personas muchas veces están sujetas a una serie de preocupaciones, y ellas mismas no se dan cuenta de que están estresadas hasta que empiezan a notar los efectos del STRESS.

Los efectos son muy diversos. Se ha llegado a hablar en la literatura norteamericana del síndrome del STRESS. Realmente este síndrome es una especie de agotamiento emocional. Es un cuadro intermedio en el camino a la enfermedad depresiva.

Las encuestas apuntan a los ejecutivos como las víctimas más frecuentes del STRESS. Se diría que el trabajo influye de forma determinante haciendo que las altas responsabilidades funcionan como un agente que predispone al STRESS. Y, efectivamente, éste es el caso de los ejecutivos. Pero tampoco hay que olvidar que se acumula una tensión emocional en una persona que se encuentra incapaz, o insuficiente para hacer frente a una tarea encomendada. El sujeto entonces se encuentra desbordado.

¿Cómo puede evitar el STRESS un alto ejecutivo que ya no puede cambiar de vida ni dar marcha atrás? Para no caer en el STRESS es suficiente saber distribuir los tiempos de manera equilibrada; es decir, hacer un programa de tiempos proporcionales para dedicar al trabajo, al ocio y al descanso.

Las empresas sabedoras de este problema en sus trabajadores que no quieren que caigan enfermos, llevan años aplicando a sus trabajadores tiempos de descanso para que realicen otro tipo de actividad, por ejemplo, contratando los servicios de un quiromasajista para que se den un quiromasaje en silla.

Las empresas que tienen un horario continuo saben que un quiromasaje en la silla de masaje después de comer facilita la recuperación del trabajador pues el quiromasaje sentado induce a un sueño reparador (la siesta en la silla).

Puede influir el hábito en las comidas, incluso, con el alcohol hasta tal punto que se hace necesario un régimen alimenticio. Una persona cargada de trabajo debe hacer un desayuno y una última comida fuertes, y al mediodía ingerir algo más ligero. La comida copiosa al mediodía favorece el STRESS, al igual que el alcohol.

A la hora de valorar los dos sexos es el hombre el más predispuesto a sufrir STRESS. La mujer siempre tiene un contacto mayor con la naturaleza humana, y quizá esa facultad le preserva de caer con tanta facilidad en el STRESS. Y, en general, por la afectividad, la mujer está más propensa a caer en cuadros depresivos que en cuadros de STRESS.

Cuando se sufre de STRESS es conveniente dejar de trabajar, debiendo hacerse de forma inmediata y abandonarse a otra actividad, como, por ejemplo, un hobby, una actividad deportiva o asistir al quiromasajista para sesiones de quiromasaje relajante. Si el trabajador acude al médico le puede recetar medicación o no, le puede aconsejar que se tome algún paréntesis. Este paréntesis puede ser de unos minutos, unas horas o unos días, dependiente de la magnitud del STRESS. Tan solo un régimen habitual de vida. Hay que tener en cuenta que puede tratarse simplemente de un agotamiento emocional.

Si no se toman en cuenta los consejos médicos y se intenta seguir adelante como si nada ocurriese, cabe la posibilidad de que todo el proceso termine en una depresión o en una enfermedad física. Una vez llegados a este punto, el individuo es incapaz por sí solo de controlar sus reacciones.

BIBLIOGRAFÍA

Este artículo que se titula UNA ENFERMEDAD DEL SIGLO XX STRESS, firmado por Santiago Gimeno salió publicado en la revista PINTAIUS, de la Hermandad de Donantes de Sangre, con el nº 11, en diciembre de 1986.

Comparte esto:
Etiquetas de este artículo
,
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un comentario:
- Responsable: Quiromasaje Giménez
- Finalidad: moderación y publicación de comentarios.
- Legitimación: tu consentimiento expreso.
- Destinatario: no se cederán tus datos a terceros.
- Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos.